¡Ojo a la cadena de frío de los mariscos y pescados!



El consumo de pescados y mariscos aumenta cerca de un 25% en Semana Santa. Por ello, además de garantizar una oferta atractiva en todos los establecimientos del sector Horeca, es importante tomar las debidas precauciones para que se cuide la cadena de frío. Estas son las recomendaciones de Acaire para comercializar y disfrutar estos alimentos sin riesgos para la salud de los comensales.

La Asociación de Acondicionamiento del Aire y de la Refrigeración, ACAIRE, hace un llamado especial a los productores, transportadores y comerciantes de sobre la importancia de cuidar todos los eslabones y procesos, de manera que se eviten la contaminación y el deterioro de estos productos.

Vale la pena recordar que el alto contenido en proteína, la humedad y el tiempo que permanezcan al aire libre facilitan la contaminación de los pescados y mariscos, condición que se favorece si no son refrigerados ni congelados de la manera adecuada.

“La pérdida de la temperatura óptima de refrigeración o congelación en cualquiera de las etapas perjudica la seguridad y la calidad del alimento; los productores y distribuidores tienen la responsabilidad de seguir la cadena de frio manteniendo la temperatura y asegurando los sistemas de calidad para que nada falle.” Aseguró Giovanni Barleta, Presidente de ACAIRE.

Se debe contar con la temperatura adecuada en el momento de la carga al transporte refrigerado para alimentos, para su correcta conservación y tener un método adecuado de descarga en el punto de llegada, especialmente con referencia a la duración y frecuencia de las aperturas de puertas de la cámara refrigerante y procurar que la descarga se realice en el menor tiempo posible. De acuerdo con el gremio es importante que al comprar este tipo de productos en lugares de confianza y observar que estén en el congelador – las condiciones de refrigeración que garantizan la cadena de frío están por debajo de los 0° C y máximo hasta los 4°C a 7° C.

Los consumidores también son responsables de la conservación de los alimentos desde su compra hasta llegar al frigorífico o ser consumido. En el trayecto hacia la casa, los productos del mar deben conservarse en una bolsa aparte, preferiblemente encima de otros alimentos refrigerados. Si el traslado conlleva más de una hora, es necesario llevarlos en una bolsa térmica.

Y una vez en la casa el pescado o los mariscos, deben ubicarse en la parte más fría de la nevera; es recomendable mantenerlo no más de 1 ó 2 días en la nevera y máximo tres meses en el congelador. Se debe evitar descongelar y volver a congelar los pescados y mariscos. Y para descongelarlos, preferiblemente hacerlo en el nevera; una vez preparados, comerlos lo antes posible.





Sobre ACAIRE

Acaire es la Asociación de Acondicionamiento del Aire y de la Refrigeración que actualmente cuenta con más de 230 miembros, conformados por empresas fabricantes, comercializadores, diseñadores de sistemas, contratistas instaladores, universidades, profesionales y estudiantes.

ACAIRE ofrece a todas las empresas del sector alimenticio capacitaciones donde se tratan principios básicos de refrigeración, cursos teóricos en instalaciones de equipos especializados, refrigeración comercial y cuartos fríos, realizados por importantes investigadores del país y del mundo, comprometidos con la responsabilidad empresarial, so ambiental.



Mayores informes: http://www.acaire.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *